lunes, enero 24, 2011

Película recomendada: la última de Clint Eastwood, "Más allá de la vida".

Ayer estuve en el cine. No se si fue el tiempo que llevaba sin ir (que no es lo mismo ni mucho menos la pantalla del ordenador por muy panorámica que sea) o que realmente casi todo lo que ha hecho Eastwood como director me gusta, que qué lástima que perdiera el tiempo con los Harry sucios (aunque a lo mejor toda esa experiencia en el otro cine le sirvió para hacer del bueno). En fin, que la última me gustó una barbaridad.
El tema es lo de menos. Podéis creer o no en la forma en que se concibe el otro lado de la vida pero como película me gustó muchísimo. He leído un artículo que la tacha de sensiblera, que acusa la música de empalagosa, pero a mi me pareció que el equilibrio entre la sensiblería, la seriedad, el humor y la música era casi perfecto.
Además que luego cada persona puede extraer, como siempre, sus propias conclusiones porque aparecen todo tipo de personajes que intentan aprovecharse de la credulidad ajena para ganar dinero (desde el propio hermano del protagonista a todo un catálogo de adivinos/as con dispares métodos de "contacto" con el más allá), así que podéis tomar de la misma forma al personaje que encarna Matt Damon y pensar que por qué iba a ser verdad con él y no con el resto, pero lo que no se puede negar es que la parte estética de la película es un puntazo y que la música creo que no podría haber sido otra, con ese deje de melancolía que ayuda a entender a la protagonista femenina y al niño y que casi te hace llorar (porque ¿a quién no le falta alguien a quien sigue necesitando casi cada día?), que te toca la fibra sensible de una forma que casi hace daño. Estamos de acuerdo que eso es buscado, pero también lo intentaba Ghost y a mi amigo Nacho no se le olvidaba que mientras el protagonista parecía besar a Demi Moore a quien besaba era a Whoopi Golberg de forma que no hubo hechizo alguno sino carcajera general cuando lo comentó en voz alta en el cine.
Creo que la película trata también en gran medida de la soledad de las personas, de la necesidad que tenemos de tener cerca a alguien que nos quiera o a quien querer, del desgarro emocional que provoca la desaparición de un ser querido, de las ausencias, el dolor y el vacío que nos queda.
Os cuelgo parte de la banda sonora para que la escuchéis pero tened en cuenta que una banda sonora es un todo con las imágenes que refleja de forma que no prevalezca sobre ellas ni a la inversa. Creo que el encaje en la película es magistral. Por cierto, que además de producir y dirigir la película, la música que le sirve de fondo también la ha compuesto el propio Eastwood, a quien deseo que herede la longevidad de su madre y siga haciendo películas.


También me gustó muchísimo la forma de mover la cámara, las perspectivas desde la que realizaba las tomas en las escenas de París, la iluminación de los restaurantes (que si existen deben tener unos precios prohibitivos), la fidelidad a la realidad de lo ocurrido de la toma del atentado del metro de Londres y, sobre todo, la secuencia del tsunami con la que empieza la película que casi te hace retroceder en la butaca para evitar que te lleve el agua. En fin, que me gustó mucho, que no se si me pilló a mi sensible pero que os la recomiendo. Luego, está vuestra elección, que cada quien es cada cual y para gustos, además de los colores, está el cine. Os cuelgo ahora el trailer, aunque me imagino que lo habréis visto en la tele.

Ah, también os la recomiendo a la gente que trabajéis en servicios sociales para que analicéis el papel del trabajador y la trabajadora sociales que aparecen ayudando a Marcus (el niño), la pareja de acogida que le cuida, los problemas de la madre con el alcohol y las drogas.

Y por último, que os fijéis en el personaje de la compañera de clase de cocina de Matt Damon, con la problemática que arrastra y la desazón que deja su desaparición de la película (con un tema del que ya se ocupó Eastwood en Mistic River).

2 comentarios:

Esperanza M.S. dijo...

pedazo de película... es de las que te hacen pensar y replantearte algunos aspectos de la vida...

Marinieves dijo...

Y la importancia que le atribuimos ya a Google para informarnos de todo, que el pobre hijo es a lo que recurre para saber qué pasa después de la muerte.
Me alegro que te haya gustado porque en los foros de cinéfilos no paran de criticarla. En fin, que como estoy en contra del pensamiento único, me parece bueno disentir y tener gustos personales. Debe ser cosa de familia.