martes, enero 08, 2013

He aprendido una palabra nueva: antimacasar. Y de paso os recomiendo un libro.

Estaba intentando leer un libro mientras mi madre repasaba una saga familiar quereña desde el origen de los tiempos hasta su último retoño cuando he descubierto una palabra cuyo significado imaginaba por el contexto pero que no había oído nunca: antimacasar. 
El protagonista del libro, a la sazón policía (que yo sigo erre que erre con las novelas policíacas, negras y/o de detectives), describe una habitación victoriana en la que están interrogando a un testigo que supuestamente vio al que creen el asesino y dice que "las dos butacas estaban protegidas con antimacasares". 
Me he imaginado que era algún tipo de cobertor pero para asegurarme he buscado en el diccionario del cajón con el resultado de siempre: palabra ausente. Así que me he excusado con mi madre por perderme algunos miembros de la familia sobre la que relataba y he buscado en la Espasa donde dice que la palabra antimacasar, un americanismo, procede de anti y de macasar, cosa que habría podido yo deducir sin leerlo, pero añadiendo que macasar significa aceite definiendo luego antimacasar como "pedazo de tela con adornos o tejido de crochet que se tiende en los respaldos de sillones y sofás para evitar que se manchen al apoyar en ellos la cabeza ", vamos algo parecido a los pañitos que hacía mi abuela Patricia de ganchillo.
Pero no me sonaba a mi muy de aceite normal eso de "macasar" ya que mi bagaje sobre la materia aceitera siempre comienza por algo más cercano a "oleo" así que no he podido evitarlo y he acabado conectando el ordenador y buscando en Intenet para acabar como un matriculando de la ESO mirando en la Wikipedia donde he acabado concluyendo por qué el señor Yeats (el testigo interrogado) tenía antimacasares y es que debía utilizar fijador de pelo ya que el aceite de macasar se utilizaba mucho en la época victoriana por los hombres como acondicionador de pelo. También de paso me he enterado que una conocida marca de champú sigue utilizando ese aceite en sus productos. Ya ves.
Pero de todo, todo, lo que he acabado descubriendo buscando lo del aceite, lo que más me ha sorprendido es enterarme que en libro que me estoy leyendo no sólo hay un asesino, ese que busca el detective Monk, sino que la propia autora del libro, que se titula "el rostro de un extraño", y que no es otra que la autora inglesa Anne Perry, cometió junto con una amiga un asesinato cuando tenía 15 años, cargándose las dos angelitos a la madre de la amiga por el poco imaginativo método de golpearla nada más y nada menos de 45 veces con un ladrillo. Que no se debía morir la señora, vamos. 
La hoy conocida autora se libró de la horca debido a su edad y no resulta extraño que haya dedicado su vida a escribir libros de asesinatos y no me extraña que el muerto de mi libro recibiera no se cuantísimos bastonazos hasta morir. 
Éste era su primer libro y debió tirar de experiencia y con aquello de que era la muerte de un caballero y en su piso no le debió parecer muy "fino" matarlo a ladrillazos, así que se lo cargó con un bastón. 
Y el asesino no va a ser el mayordomo porque el muerto no tenía, así que además de la autora voy a seguir leyendo a ver a quién más le ha dado por la violencia de los golpes para acabar con el finado del libro y a ver si de paso el policía protagonista recupera la memoria porque encima está investigando sin saber de si mismo nada más que el nombre y que le gusta vestir bien porque tiene amnesia tras un accidente y no dice a nadie ni "mu" pretendiendo averiguar a la vez quién es el asesino y quién es él.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

"La noche en que Frankenstein leyó el Quijote" de Satiago Posteguillo.
Ahí cuenta la historia de Anne Perry y de la entrevista que mantuvo con ella.
También recomendable para saber por qué se escribió Frankenstein...
A monk le tengo en pendientes después de leerme el libro de Santiago Posteguillo.
UN saludo de soy yo.

Marinieves dijo...

¡Anda! Pues lo tengo en lista de espera porque me temía que era de los que tiene más título que interés. Y ya que estamos con datos, la autora de Frankenstein era hija de Mary Wollstonecraft, la de "Vindicación de los derechos de la mujer", mi Dulcinea del mes de enero de 2009 en mi anteriormente llamado trabajo.

Ara U.C. dijo...

La palabra Antimacasar les debe gustar a las escritoras de novela negra. Yo he llegado hasta ella a través del último libro de Donna León. Brunetti interroga a una testigo y en su salón describe un sofá provisto de antimacasares.
Para terminar de seguir la pista a la palabra yo investigaría si ambas autoras comparten traductor/a al castellano ;)

Julio dijo...

Tambien está en la novela de Patricia Highsmith "Un juego para los vivos"

Anónimo dijo...

Interesante Articulo
LLegué aqui buscando el significado de la palabra antimacasar, por haber leido un cuento de Greye La Spina titulado "El antimacasar". en la lectura del mismo se deduce que es, pero me pareció interesante averiguar mas

Marinieves. dijo...

Gracias por los comentarios. Seguiré buscando palabras en las novelas y fuera de ellas.

Senior Citizen dijo...

Pues vaya. Yo no sabía que mi macasar tuviera un "anti"....

Marinieves. dijo...

Pues yo no sabía que existiera "macasar". Muchas gracias. Me encanta encontrarme con palabras que no conozco. Voy a dar una vuelta por su blog, que he estado mirando y creo que me va a resultar interesante. Gracias por el comentario. Cada vez me resulta más raro que alguien los realice.

Anónimo dijo...

Preston & Child, en su libros "La danza de la muerte" (policíaca), también describen un sillón con antimacasar. Por él he llegado hasta tu bog :)

Marinieves. dijo...

Me encanta. Palabra novelesca donde las haya.

Elda Durán dijo...

Bueno, no sé si este blog sigue funcionando. Pero encontrarlo ha sido todo un hallazgo. Mientras leo anoto frases, palabras, citas. Antimacasares fue todo un desafío. La encontré en el 2º libro de la trilogía de la Isla de Lewis, que dicho sea de paso recomiendo fervorosamente. De Peter May, escocés, brillante. Esos libros que te dejan pensando y queriendo. Soy escritora, tengo bastante obra publicada pero sigo siendo una ilustre desconocida. A veces me preguntó para qué sigo escribiendo...y encontrar esta web me da respuestas: para encontrarme con alguno de los "otros" invisibles que leerán alguna vez lo que escribo aunque yo no me entere. Y de paso encontrar a una Marinieves que me sacude con sus comentarios sobre Anne Perry de la que he leído toda su obra...o mejor no, toda la que escribe con sus personajes de Monk y Heather por un lado, y de Charlotte y Tomás Pitt. Me sacudió la vida de esta mujer cuando supe de ella y cuando vi la película me sacudió la película, que es muy buena, "Criaturas celestiales" la recomiendo. Y si Marinieves quiere comunicarse va mi correo electrónico eldad_ed@yahoo.com.ar
y podemos intercambiar opiniones y lecturas. Un fuerte abrazo: Elda Durán-Río Cuarto.Córdoba-Rep. Argentina

Elda Durán dijo...

Ah, perdón, la trilogía tiene, por supuesto, tres títulos:
1-La isla de los cazadores de pájaros
2-El hombre sin pasado
3-El último peón

Imperdible!!

Marinieves. dijo...

Hola Elda. Gracias por comentar. El blog sigue vivo aunque este año me está costando arrancar. Sí pinchas arriba en el nombre se abre por los últimos post. No es un blog de literatura aunque como leer sigue siendo para mi una necesidad tengo un apartado de libros recomendados y el año pasado inauguré otro de libros leídos en 2015 que pretendo seguir en 2016, aunque de momento sólo he comentado uno y voy por el cuarto. Puedes entrar en ellos sí pinchas en los apartados correspondientes en la lista de temas de la derecha. También tengo un apartado de "bonitos palabros" aunque está bastante abandonado.

Anónimo dijo...

Yo estoy de antimacasares en salones hasta los ojos jajajaja, por Anne Perry pero en la serie Pitt.