viernes, febrero 01, 2008

Mujer de la semana: Emmy Noether.

Hay que ver qué difícil es que te reconozcan inteligente siendo mujer y que imposible pretensión intentar que además te pagen por ello. Lo digo por la pobre Emmy Amalie Noether, una de las mejores matemáticas de la historia (incluidos todos los matemáticos también). Esta alemana de origen judío no pudo casi nunca cobrar por sus clases en la Universidad, ello pese a ser una de las personas que más sabía de álgebra y que, en palabras de Einstein (no de un primo hermano ni de su abuela ni precisamente de la persona más feminista del mundo -que ya os lo contaré algún día-) "en el reino del álgebra, en el que los mejores matemáticos han trabajado durante siglos, ella descubrió métodos que han probado su enorme importancia...".
Y es que su discriminación por ser mujer le afectó desde el momento que quiso estudiar Matemáticas (como su padre y dos de sus hermanos, a los que no se les puso ninguna pega) porque los estatutos de la Universidad que le correspondía (Erlangen en Baviera) no permitían hacerlo. Así que le permitieron asistir a clase pero no examinarse. Tuvo que acabar los estudios en otra más abierta y al final se vengó porque acabó doctorándose "cum laude" en la suya. Pero es que además, cuando ya era una eminencia reconocida lo que se le impedía era impartir conferencias y, sobre todo, cobrar por su trabajo, porque estaba mal visto que una mujer decente percibiera ingresos por su trabajo. No os quiero decir lo que parecen llamarnos a quienes tenemos la mala costubre de intentar cobrar (con mejor o peor suerte) a fin de mes.
No obstante este clima misógino, hubo hombres que apoyaron a Emmy, sobre todo porque se beneficiaban de sus investigaciones, ya que mi mujer de la semana nunca pretendió quedarse con sus ideas sino que quería que sus alumnos y colegas se beneficiaran de ella (al contrario que la Sociedad General de Autores que nos va a poner canon hasta por escuchar el despertador o la música del telediario).
Contra viento y marea Emmy Noether consiguió triunfar en un mundo tan de hombres y tan complicado como el álgebra abstracta (que ya me parece a mi difícil una ecuación de primer grado, con que el álgebra abstracta ni te cuento). Y mira por donde, cuando ya le permitían dar conferencias y colaboraba incluso con Universidades extranjeras, sube al poder un tal Hitler, que me imagino que tenía la misma idea de álgebra que yo y que tenía por mala costumbre clasificar a las personas por su origen étnico o religioso, y mi personaje debió poner tierra por medio para evitar acabar en un crematorio por su origen judío. Y donde acabó fue en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, New Jersey, Estados Unidos, donde lejos de discriminar mujeres y personas de origen judío, estaban deseando recibir a quien llegara y aprovechar sus conocimientos e investigaciones.

2 comentarios:

Irene dijo...

Hola Marinieves!! he llegado aqui de casualidad y tengo que felicitarte, que fantástico blog! especialmente esta sección de mujeres, que falta hace que se nos empiece a reconocer.

Aprovecho para echarle un poco de morro y preguntarte: quiero opositar como psicóloga a un centro de la mujer en Castilla la Mancha, pero no se cómo conseguir el temario. No lo sabrás? actualmente estoy haciendo una suplencia de psicóloga en el centro de la mujer de El Casar y puedo decir que es a esto a lo que quiero dedicar mi vida. A ayudar a mujeres que lo necesitan.
Dejo mi e-mail por si acaso :P irene_@doramail.com

Gracias!!especialmente por tu esfuerzo :)

Marinieves dijo...

Temario como tal no hay. Nos hemos tenido que buscar la vida en la parte de legislación y temas sobre Instituto de la Mujer, mainstreaming y esas cosas. Pero ahora tienes una ventaja importante: la web del Instituto de la Mujer (el nuestro y el nacional) que ha colgado toda la legislación. Sobre la parte específica ahora cuando suba Silvia (nuestra Psicóloga) le pregunto dónde se informó o si tuvo bastante con los temas de la carrera.
¡Ah! Gracias por la felicitación. Retroalimenta para seguir escribiendo.